miércoles, 24 de julio de 2019

REFUGIO HÖRNLI. 24-7-19

 

"Con el trabajo de aclimatación realizado y con buenísimas sensaciones, nos trasladamos al Mattertal para subir a Hörnlihütte para atacar el Matterhorn el Jueves."  Así comienza Martín su crónica de este día.

Miércoles 24 de julio, este será un día de relax, desayunamos tranquilamente y preparamos la mochila, lo mas ligera posible, para atacar el Cervino. Cogemos el coche y nos vamos hasta Täsch, y seguidamente tren hasta Zermatt. Y con toda la tranquilidad del mundo, recorremos el pueblo has llegar al teleférico, que lo cogeremos hasta Schwarzsee, donde comenzamos a caminar hacia el refugio de Hörnli 3260 m. Poco a poco vamos subiendo hacia el refugio, sin cansarnos para estar frescos para nuestro objetivo.
Por el camino observamos que un helicóptero esta todo el rato por la cima y por la cara E. de la montaña, nos cruzamos con un montañero alemán muy alterado, que en su idioma nos explicaba cosas que no entendíamos muy bien pero no daban buen rollo
Llegamos al refugio para las tres de la tarde, y vemos que hay un ambiente raro, algo pasa. Entramos al refugio  y nos juntamos con los amigos de Iruñea, que justo acaban de bajar de la cima, lo cual es una gran alegría, verlos allí. Nos enteramos que se había producido un desprendimiento en la zona de las maromas, llevándose el anclaje  de una maroma y que habia caído una cordada.
Nos instalamos en el hotel, más que refugio, y pasamos el resto de tarde, viendo las evoluciones del helicóptero. Llega la hora de la cena, Martín y Fernando, después de la reunión de guías,  nos cuentan todo lo sucedido, que la vía esta mal, y que al día siguiente la van a limpiar y reequipar, y que con ese panorama, no vamos a subir.
Después de lo vivido esa tarde, mi cabeza  me pide irme de allí, no subir, que no merece la pena subir al día siguiente. Siempre habrá una mejor ocasión.
Durante la cena, Martín y Fernando preparan un plan B, que nos deje un buen sabor de boca para esta semana alpina, que era perfecta.
Así que pasamos la noche en  Hörnlihütte, que dormir mas bien poco, y al día siguiente a las siete de la mañana, en el desayuno, el comedor esta lleno, y nos enteramos, que solo han salido dos cordadas.
Nosotros aplicamos nuestro plan B, que es  bajar a Zermatt y luego a Tasch. Volver en coche a Saas Grund  y ascender al Britannia Hutte,  donde al día siguiente,   nos esperá una bella ruta como es la Hohlaubgrat al Allalinhorn. Con la meteo que teníamos que anunciaba  tormentas al mediodía, era la ruta más adecuada y segura.

Unas cuantas fotos del día en que el Cervino no nos quiso en su cima, y nos quedamos en Hörnlihütte.









































No hay comentarios:

Publicar un comentario